Blog

5 febrero, 2019

La mejor ruta de pueblos por la Costa Brava

Ruta por pueblos de la Costa Brava

Aquellos viajeros que alguna vez han tenido la suerte de pasar sus vacaciones en la Costa Brava saben perfectamente que esta zona del litoral español desprende un encanto especial y fuera de lo común que hace que sea muy difícil no enamorarse de ella.

Sus extensas playas de arena dorada, sus recónditas calas en estado virgen, sus cristalinas aguas y el intenso azul de sus cielos han inspirado a infinidad de artistas. Sus pinares, que se extienden hasta la misma arena de la playa dando lugar a paisajes increíbles, el encanto de sus pequeños pueblos marineros, sus majestuosas fortalezas medievales, sus numerosas joyas arquitectónicas y su exquisita gastronomía, que hace las delicias de los paladares más exigentes, convierten a la Costa Brava en un magnífico destino de vacaciones. Hoy, te presentamos una ruta por los pueblos de la Costa Brava para que puedas descubrirla en todo su esplendor.

Ruta por pueblos de la Costa Brava: Un paseo por las calas

Blanes

Situada al sur de Girona, Blanes es uno de los principales centros turísticos de la Costa Brava. La iglesia de Santa María, su imponente castillo, el convento de Santa Anna, el Jardín Botánico tropical Pìnya de Rosa, la Fuente gótica, el Jardín Botánico Mar i Mutra y el puerto deportivo son los principales reclamos que cada año atraen a miles de turistas, especialmente en los meses de verano. Y es que Blanes cuenta con algunas de las calas y playas más bellas de toda la Costa Brava, como Forcanera, S’Agulla, Sant Francesc, S’Abanell o Cala Bona.

Lloret de Mar

Lloret de Mar, ubicada a pocos kilómetros de Blanes, es también uno de los destinos preferidos de la Costa Brava. Su majestuosa fortaleza rodeada de un exuberante bosque de pinos, el el santuario de Nuestra Señora de Gràcia y el de Santa Cristina y la capilla de Sant Quirce son sólo algunas de las visitas imprescindibles de la localidad. Pero además, cuenta con arenales ideales para relajarse y tomar el sol como los de Canyelles, Lloret, Fanals y Sa Boadella. Aunque ninguno tan hermoso como la cala de Santa Cristina.

Tossa de Mar

Tossa de Mar es, sin duda, uno de los pueblos más bellos de toda la Costa Brava. No en vano, artistas como Mar Chagall o Ava Gadner no pudieron evitar resistirse a sus encantos. Déjate llevar por las mágicas calles de su recinto amurallado y date un chapuzón en Es Codolar, una pequeña cala que se encuentra justo detrás.

Pals

Pals es un precioso pueblo que enamora a primera vista con su impresionante recinto medieval. Galardonada con varios premios como Premio Nacional de Bellas Artes y Turismo en 1980. Además, a las afueras se encuentra la playa de aguas cristalinas que resulta ideal para relajarse y darse un chapuzón.

Begur

Las calas de Begur son famosas por estar entre los rincones más bellos de todo el Mediterráneo. Tomar el sol y bañarse en las calas de Aigua Blava, Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna y Fornells te transportará a otro mundo.

Calella de Palafrugell

Una encantadora aldea de pescadores que ha pasado a convertirse en uno de los centros turísticos más importantes de la región. Un lugar que enamora por sus playas y calas urbanas de aguas transparentes y finísima arena dorada, rodeadas de pequeñas casitas de pescadores.